:::: MENU ::::

El lío de los ebooks

  • Ago 06 / 2010
  • 2
Gadgets

El lío de los ebooks

No, los Ewoks, no. En este caso no hablamos de los seres de la luna boscosa de Endor que aparecían en “La Guerra de las Galaxias”,  sino que estamos hablando de los comúnmente  denominados “ebooks”, acepción bajo la cual se están acogiendo tanto los libros digitales como los dispositivos electrónicos utilizados para su lectura.
Aprovechando circunstancias tales como que estamos en verano (una de las épocas en las que más se lee), que el mercado de lectores se está moviendo (especialmente con el alumbramiento del iPad, y el rápido contraataque del abaratado Kindle3, etc.) y que la industria editorial está comenzando –todavía muy tímidamente- a moverse (hace pocos días nacía la versión beta de Libranda, con casi todo por mejorar, y que aúna a buena parte de las principales editoriales en español), a lo que hay que unir la solicitud que nos han hecho llegar algunos usuarios para que habláramos de este fenómeno en plena efervescencia, hemos decidido realizar esta entrada a modo introductorio y de guía lo más clarificadora posible para entrar en la era del libro digital.
Dentro de la “lectura electrónica” debemos distinguir 3 elementos fundamentales:
          La obra.
          El formato electrónico de la obra.
          El hardware para su lectura (el dispositivo)
¿Qué es un ebook?
ebook (e-book, del inglés, electronic book): edición digital de un libro y dispositivo electrónico que sirve para leer libros digitales.
Lo más adecuado sería referirnos al ebook-libro como libro digital y al ebook-lector (más acertadamente e-reader) como lector electrónico de libros digitales, pero lo cierto es que el uso que generalmente se le está dando a la palabra “ebook” es para denominar indistintamente los dos conceptos.
El ebook/libro-e, el libro digital. La obra.

Decíamos que el primer concepto fundamental es el de “la obra”. Pues un libro digital -como la lógica y su propio nombre indican- es la versión electrónica digitalizada de un libro impreso en papel (también existen audiobooks, o versiones electrónicas sólo con audio de los libros, realizadas por voz humana o por robot), aunque ya comienzan a editarse libros sin versión impresa en papel, o sea directamente en versión electrónica.
¿Cuál es el formato de un ebook?
Para entendernos, el formato sería el tipo de almacenamiento de los datos (en este caso del libro). Entre los formatos más habituales, destacan:
  • EPUB (Electronic Publication) formato estándar redimensionable basado en XML. Creado por el International Digital Publishing Forum (IDPF), ha recibidio la adhesión de la mayoría de fabricantes de e-readers, editoriales y otros agentes del sector (a excepción de Amazon). Es un formato pensado desde origen para libros electrónicos, que permite ser visualizado en múltiples pantallas de tamaños distintos. Posibilita el uso de DRM.

  • Mobi (Mobipocket) originalmente creado para dispositivos portátiles (PDAs, teléfonos móviles, etc.). . Permite incorporar DRM. Principal formato de Amazon, lo cual quiere decir que por un lado está muy extendido, pero por otro que no es un sistema libre al ser de una empresa, lo cual no garantiza que se pueda leer en un futuro.

  • Fb2 (FictionBook) formato abierto de origen ruso similar conceptualmente a EPUB, y previo a éste, basado en XML.

  • PDF (Portable Document Format), originalmente de Adobe y  actualmente estandarizado, diseñado para la impresión y visualización de documentos con texto, gráficos y fotografías. Está tan extendido que resulta muy importante que el dispositivo lector lo soporte. Problema con PDF: es un formato cerrado, pensado para mostrar un documento de la forma en que fue creado, sin modificaciones, con lo que la mayoría de estos documentos están generados como páginas A4 al estar pensadas fundamentalmente para ser impresas, lo que hace que se visualicen a un tamaño demasiado pequeño en pantallas reducidas como las de los e-reader. Importante por tanto que el dispositivo permita reescalar el documento adecuándolo a la pantalla.

  • HTML (HyperText Markup Language) es el estándar de documentos y páginas web en Internet. Muchos libros con derechos de autor expirados se encuentran en este formato, aunque con los continuos cambios hacen que la visualización de HTML resulte complicada.

  • Txt (texto plano) sin formato alguno, lo cual puede ser igualmente bueno como malo.

  • Doc – Rtf (formatos de MS Word), cuya visualización en el ordenador y en el e-reader suelen ser bastante diferentes.

El dispositivo lector

Una vez que tenemos la obra y el formato en el que la tenemos almacenada, ahora hay que proceder, lógicamente, a leerla, con lo que vamos a abordar el tema del hardware, o sea, los dispositivos electrónicos para leer los ebooks.
En primer lugar es necesario pararse en la denominada tinta electrónica.
Importancia de la pantalla. ¿Qué es la tinta electrónica?
La tinta electrónica (e-ink) es una tecnología de pantalla desarrollada para solucionar el problema de la fatiga visual causada tras leer largo tiempo un texto en pantalla.
Opuestamente a la pantalla de un ordenador, esta tecnología funciona sobre pantallas que no emiten luz (“efecto papel”). La imagen que vemos se genera por el movimiento de unas microcápsulas, que son mitad negras mitad blancas. Al girar muestran el lado negro, dibujando así un pixel. Por tanto las pantallas de tinta electrónica son dispositivos pasivos, lo que quiere decir que reflejan la luz que tenemos alrededor, por lo que al igual que una hoja de papel la tinta electrónica no es visible en la oscuridad, sin que necesita de un foco de luz que incida en la pantalla.
Ventajas: la fatiga visual es idéntica a la de la lectura sobre papel y mucho menor que la causada por un dispositivo activo (como un monitor); bajo consumo (mayor duración de baterías) al consumir energía sólo cuando la pantalla se redibuja (cuando se cambia de página).
Inconvenientes: lentitud en el redibujado (de 1 a 2 segundos, no muy apreciable en el cambio de página pero sí en la navegación entre carpetas) en relación a la inmediatez a la que estamos acostumbrados en el refresco de los monitores; , y, de momento, no existe la tinta electrónica en color, lo cual es un problema para la lectura de libros que contienen imágenes en color, comics, etc.
Dispositivos lectores.

Para leer ebooks cualquier dispositivo que posea pantalla y memoria puede ser válido (PC, PDA, ordenador portátil, teléfonos, etc.) pero en la última década han venido apareciendo dispositivos destinados exclusivamente (o casi) a la lectura de ebooks.
Las diferencias entre los e-readers comienzan por el tamaño de la pantalla (que se mueve a partir de las 5”), la calidad en los niveles de grises, sigue por la inclusión de tecnología “táctil”, la usabilidad y manejo de la interfaz, y termina por la potencia de sus componentes (procesador, memoria RAM). En la actualidad van incluyendo nuevas posibilidades (lectura de diferentes formatos, posibilidad de audio, navegación por internet, 3G, WiFi, etc.), así como las posibilidades de almacenamiento (memoria interna, ranuras para ampliaciones a SD, microSD, SDHC, micro SDHC, puerto USB, etc.)
El Kindle de Amazon es el e-reader más conocido y popular, especialmente en el mercado norteamericano, donde ya se están vendiendo más ebooks que libros en papel. Con pantallas entre 6 y 9,7”, Kindle es el reproductor, pero también es el software de reproducción que, además de en su dispositivo nativo, puede ser utilizado también en otros como el caso de Kindle for iPhone, o Kindle for PC. El formato principal es el mobipocket.
Otros e-readers populares serían el Sony Reader, que ha tenido buena acogida en Europa, con la ventaja de ser más abierto en el soporte de formatos, abrazando el estándar epub, y con pantallas sobre las 7”, el iRex Iliad, que ha pensado en formatos más grandes (8, 10,2”) enfocándose más hacia el mundo profesional, Papyre, que se ha popularizado bastante en España,…  y así tantos otros.
En los últimos tiempos los dispositivos de lectura se han diversificado, especialmente por dos motivos: el aumento de tamaño de las pantallas de los smartphones o teléfonos móviles inteligentes (como iPhone) y por la aparición de las tablets (especialmente por la irrupción de iPad).
Lo más difícil ¿cuál me compro? ¿debo esperar?

En esta era de los rápidos avances tecnológicos esperar ha perdido bastante sentido, pues uno espera a la aparición de un determinado dispositivo porque se sabe que supera las prestaciones de los actuales, pero en cuanto lo adquiere y tiene en su mano ya se conoce otro modelo de prestaciones superiores.
Para elegir un dispositivo ha de reflexionarse principalmente sobre el uso que se le quiere dar y  las características que se quiere que tenga.
Para la lectura exclusiva de libros como novelas, un e-reader de tinta electrónica es el adecuado (Kindle, Sony Reader, etc.), pues consume poca batería, es ideal para llevarse encima y leer en cualquier lado, sea en interiores o exteriores, causa poca fatiga visual, etc. Problema: no puede utilizarse para obras en color.
Para la lectura de obras en color, y para darle otros usos como la lectura de prensa, así como de múltiples aplicaciones, iPad es la mejor opción a día de hoy. Inconvenientes: la lectura en exteriores (casi imposible), el consumo de batería,…
De lo que no cabe ya ninguna duda es de que el crecimiento del ebook frente al libro tradicional va a ser imparable en estos próximos años (que se lo digan sino a Barnes&Noble, que ya está planteándose vender sus 720 establecimientos en EEUU).
Aparte de todo esto, sea del modo que sea, lean, es muy sano, para la mente y el espíritu.

Sobre DYSTEC

DYSTEC Soluciones Tecnológicas Luis J. 249 post in this blog.

2 Comments

  1. Anonymous

    me compre un kindle.. se dañó a los dos días.. ahora con el cambió (15 días y todavia no llega)he pagado más por impuestos que por el aparato.. pesimo negocio.. por ahora..
    mejoren la fragilidad de esas pantallitas..
    en ningun lado mencionan lo fragiles que son.. y mucha gente como yo termina pagando el pato

  2. Luis J.

    Sin ánimo de defender unos productos/modelos/marcas sobre otros, hemos de decir que los aparatos electrónicos, y más los de pequeño tamaño y con pantallas del tipo de las que en esta entrada nos ocupan, llevan implícita y apoyada en el sentido común la necesidad de un particular cuidado a la hora de su manejo y transporte, y lo cierto es que en el mercado no se tiene la sensación de que haya una fragilidad extrema (como decimos, al margen de la que el sentido común entiende sobre máquinas de estas características)en las pantallas del kindle. No conocemos las circunstancias exactas en las que se ha producido su problema, pero en todo caso conocemos comentarios acerca de una “mayor fragilidad” del Sony Reader, pero que tampoco son realmente significativos.

    Esperamos y deseamos que se solucione su problema a la mayor brevedad posible.

    Un saludo. DYSTEC.