:::: MENU ::::

Niebla de Seguridad: medida efectiva, tanto disuasoria como defensiva, ante intrusiones y robos

  • Mar 27 / 2012
  • Comentarios desactivados en Niebla de Seguridad: medida efectiva, tanto disuasoria como defensiva, ante intrusiones y robos
DYSTEC, Niebla de Seguridad, Seguridad

Niebla de Seguridad: medida efectiva, tanto disuasoria como defensiva, ante intrusiones y robos

Con esta entrada, queremos mostrar las razones por las que DYSTEC ha acordado con PROTECT la comercialización de su Niebla de Seguridad. En nuestro interés por aportar las medidas de seguridad en los accesos más interesantes, hemos encontrado razones rotundas, que desarrollamos a continuación, terminando abajo con un video demostrativo sobre un caso real.

En diferentes ocasiones hemos recalcado que la Seguridad perfecta no existe, y que en lo que respecta a la seguridad de los accesos, lo que realmente existen son medidas que, de una u otra manera sirven, en el mejor de los casos para disuadir, y en el peor de los mismos para defenderse de forma más o menos efectiva contra quienes saltándose otras barreras de seguridad llegan a acceder al interior de las instalaciones (negocios, tiendas, oficinas, edificios singulares, viviendas particulares, etc.).

Alarmas y videograbación con cámaras de seguridad suelen ser las primeras medidas que el usuario implanta en los lugares a proteger. Ambas tienen como función principal la de disuadir con la intención de que el delincuente desista y prefiera irse a otro lugar.:
  • una envía una señal a distancia a la Policía de que se está produciendo una intrusión
  • la otra graba las imágenes de la intrusión  
El problema que existe en la actualidad es la facilidad con la que cualquiera puede acceder a información y a instrumentos con los que saltarse esas medidas hasta ahora bastante efectivas. Hablamos por ejemplo de inhibidores de señal o de rápidos ataques a cableado o a la misma central emisora de alarmas, ataques a las videocámaras o incluso al posterior robo de las imágenes grabadas en discos duros, ordenadores o videograbadores.
Aún en el supuesto de que el delincuente no atacara esas medidas pero perpetrara la intrusión de todas maneras, dependiendo de la ubicación, suele contar con la ventaja de la lógica descoordinación de tiempos, con lo que, para el delincuente, la alarma no es más que una incomodidad que informa a la Policía en la distancia de que se está produciendo una intrusión. Por su parte, las videocámaras tan sólo dejan constancia de que se ha producido un robo (en muchos casos con grandes dificultades para la identificación)… por tanto, el delincuente sabe que tiene posibilidades de éxito: tiene tiempo.
Los estudios demuestran que la mayoría de los robos se realizan en una media de tiempo de entre 2 a 8 minutos. Por contra, el tiempo de respuesta policial suele encontrarse en una media de entre 10 a 45 minutos. Por esta razón es por la que en muy pocas ocasiones se producen detenciones de delincuentes en el lugar del delito, “con las manos en la masa”, porque cuentan con el arma valiosa del tiempo, que además les permite escapar con el botín.

Volvamos a las medidas de seguridad y a la decisión del delincuente de entrar de todas maneras en el local o vivienda objetivo de la intrusión. Las siguientes barreras son puertas y ventanas. No es objeto de esta entrada redundar en las medidas para con esas siguientes barreras (con especial atención al cilindro de la puerta), pero vamos a dar por hecho que el delincuente, mediante bumping, ganzuado o destrozo de la cerradura, por fractura de puerta o ventana, o incluso mediante butrón en alguno de los muros, accede…
En teoría, en ese momento el delincuente sabe que ya ha conseguido con éxito la intrusión en las instalaciones, y que dispondrá de tiempo (incluso bastante, si vulnera como antes comentábamos, las medidas de aviso). Pues en ese momento es cuando entra en funcionamiento la barrera más poderosa, y paradójicamente más liviana: la niebla de seguridad.
En escasos segundos, el generador de niebla comienza a funcionar y llena la estancia de una espesa y densa niebla. El delincuente sólo tiene unos segundos de reacción:
  • o se va rápidamente (y sin el botín)
  • o se quedará irremisiblemente inmovilizado hasta la llegada de la Policía, porque no podrá ver ni su mano delante de la cara.
Así pues, no cabe duda de que la Niebla es la medida de seguridad más eficiente para hacer frente a las intrusiones e intentos de robo y atraco, porque colocando las advertencias en el exterior se convierte en un gran argumento disuasorio, pero si aún así la intrusión se produce, la defensa que proporciona la densa niebla será imposible de superar.

A continuación video demostrativo:

Sobre DYSTEC

DYSTEC Soluciones Tecnológicas Luis J. 248 post in this blog.

Comments are closed.