:::: MENU ::::

Posts Tagged / sistema operativo

  • Dic 29 / 2014
  • 0
Consejos y Trucos, Tecnología

¿Windows ha dejado de reconocer un disco duro externo USB?

Si tu Windows ha dejado de reconocer algún disco duro externo USB eso es un problema y se puede deber a varias razones. La mayoría de las mismas y los pasos a seguir para solucionar los diferentes problemas, ahorrarte tiempo y disgustos los puedes encontrar aquí.  Fuente: Sueños Imaginados

Llevas un tiempo usando sin problema un disco duro externo USB en Windows. De repente dejas de poder trabajar con él. Tienes datos más o menos importantes. Si tienes copia de seguridad -como deberías- los quebraderos de cabeza se minimizan. Si no, te pones a temblar. En cualquier caso, temes que te puedas quedar sin disco duro externo y además entras en modo competición con Windows.

Pasos y procedimientos a seguir:
Lo primero es saber si el dispositivo “funciona”. Es lo lógico: comenzar por las obviedades, para ir descartando opciones.
Descartar problema de alimentación y de funcionamiento real: Si se trata de un disco duro de 3,5 conectado a la red hay que comprobar que la alimentación eléctrica llega correctamente, para lo cual hay que verificar que está enchufado o si hay problema incluso en el enchufe o regleta. Si el disco es de 2,5 alimentado directamente por el propio puerto USB hay que verificar que el puerto esté bien, con lo cual hay que probar que el puerto funcione con otros dispositivos, y que el dispositivo afectado funcione o no en otro puerto USB diferente (incluso en otro ordenador diferente). En ocasiones el problema viene de los pines o el conector, pero no es lo habitual. Si fuera así, el problema se reproduciría con otros dispositivos, no solo con uno, y la solución pasaría por el servicio técnico.
En ocasiones incluso el fallo puede deberse al cable USB, así que hay que probar el dispositivo con otro cable.
Otra posibilidad es que ese disco duro externo no sea compatible con Windows 8. Verifícalo en su caja, instrucciones o web del fabricante.

Una vez descartado el fallo técnico de alimentación o funcionamiento real se debe Ejecutar el solucionador de problemas de hardware (Panel de Control / Solucionador de problemas / Hardware y Sonido / “Hardware y Dispositivos”). Si Windows te lo soluciona puedes estar satisfecho. Si no es el caso, hay que seguir mirando.

A continuación habría que comprobar si hay problema en los controladores y si se detecta el disco duro en el Administrador de dispositivos: Panel de Control / Controladores de bus serie universal, desplegar las Controladoras de bus serie universal y observar si alguna aparece con alguna señal de alerta. En ese caso intentar actualizarla. También se pueden desinstalar todas y reiniciar para que Windows las reinstale de nuevo. También se deben desplegar los dispositivos y controladores, y mirar si se detecta la unidad de disco externo. En caso afirmativo, se debe desinstalar, y a continuación reiniciar el equipo. Windows se ocuparía tras el reinicio de instalar de nuevo la unidad y los correspondientes controladores (si no, se deberían buscar en la web oficial del producto). Si éste era tu caso, lo habrás solucionado.

Si no lo has solucionado, pero al menos tu caso es el de quienes ven en su bandeja que el dispositivo está conectado (o incluso la unidad aparece por algún lado, aunque no puedes hacer nada con ella) probablemente el problema esté originado por un conflicto en la asignación de la letra de la unidad (sí, a veces pasa): si varias unidades externas entran con la misma letra, el sistema podría hacerse un lío (no suele pasar, pero en ocasiones sucede). En estos casos la solución es sencilla, más o menos la que sigue (debes actuar con cuenta de Administrador): Panel de Control / Herramientas Administrativas / Administración de Equipos / Almacenamiento / Administración de Discos Ahí encontrarás tus discos duros conectados (normalmente serán un “Disco 0” los discos internos del equipo, o sea, C:/ que por defecto es el principal, también habrá un D:/ si hay una partición o el CD-Rom/DVD, también puede haber una partición para recuperación,… Y probablemente te encontrarás con un disco (“Disco 1” p ej) que será el que temías haber perdido y que habrá tenido conflicto con otra letra de unidad usada por otro/otros discos, que debería figurar también como “básico”, y que deberás “renombrar” con la opción “Cambiar letra de la unidad”.

Llegados a este punto, es probable que la mayoría de los que han venido a parar a esta entrada ya hayan solucionado su problema, pero habrá unos cuantos, como era mi caso, en los que todavía estarán preocupados, porque siguen sin solución, y además no consiguen ver por ninguna parte ese disco duro externo de las preocupaciones

Para la mayoría de casos que he visto, esa será la solución. Pero seguía si ser la mía, porque yo no veía reconocido por ninguna parte ese disco duro, por lo que no podía ni verlo, ni por tanto, desinstalar ni reinstalar.

Existe también la posibilidad de que el problema pueda estar en la configuración de suspensión selectiva de dispositivos USB: botón derecho sobre botón de Windows / Opciones de energía, clic sobre “Cambiar la configuración del plan” del método de energía seleccionado, y allí seleccionar “Cambiar la configuración avanzada de energía”, donde habría que expandir la configuración de USB y Configuración de suspensión selectiva de USB, para pasar a “deshabilitar” tanto en “Con corriente alterna” como “Con batería” y Aplicar y Aceptar.

Si tampoco ha servido, entonces, si el dispositivo funcionaba, si el puerto estaba bien y si no había un aparente problema de controladores la solución al problema pasa por ¡hacer visible lo que está oculto!. 

En el Administrador de Dispositivos existe una pestaña “Ver” en la que se puede activar el “Mostrar dispositivos ocultos” PERO esa no es exactamente la solución, pues resulta que el Administrador de Dispositivos sólo muestra los dispositivos, controladores e impresoras que no son Plug and Play, con lo que los dispositivos que instala y no están conectados al equipo (como un dispositivo USB o dispositivos “fantasma”) no se muestran incluso activando “Mostrar dispositivos ocultos”.

Y aquí está la solución: se crea un fichero de texto con el bloc de notas, con la siguiente instrucción:

@echo off

set devmgr_show_nonpresent_devices=1

cd %SystemRoot%\syst

start devmgmt.msc

Se guarda con la extensión “.bat” y se ejecuta.

A continuación se abre el Administrador de Dispositivos (botón derecho sobre botón de Windows / Administrador de Dispositivos), se abre la ventana de Ejecutar (botón derecho sobre botón de Windows / Ejecutar, o tecla Windows + R) y se escribe el comando “devmgmt.msc” y ejecuta; y ahora sí, se activa en la ventana de Administración de dispositivos, pestaña Ver/Mostrar dispositivos ocultosEt voilà! ¡ahí aparecen dispositivos USB fijados que no aparecen como instalados!. Se elimina el dispositivo en cuestión, se vuelve a conectar el disco duro externo USB problemático y a seguir funcionando con él.

(Actualización: algunas soluciones más se han ido añadiendo en diversas intervenciones en el apartado “Comentarios” que se están realizando en la entrada originalmente realizada en: https://suenosimaginados.blogspot.com.es/2014/12/windows-no-reconoce-tu-disco-duro.html y cuya lectura recomendamos para aumentar las opciones de éxito en el reconocimiento del disco duro por parte de Windows).

 

  • Sep 06 / 2012
  • Comentarios desactivados en Nokia Lumia y Windows Phone 8, apuesta y necesidad.
Gadgets, Tecnología

Nokia Lumia y Windows Phone 8, apuesta y necesidad.

A escasos días de la presentación del próximo iPhone y en medio del auge que está experimentando la plataforma Android, especialmente en lo referente a los Galaxy de Samsung, Nokia comienza a jugarse su futuro. En dos años, los fineses han pasado de ser el fabricante líder mundial de telefonía móvil a estar al borde del precipicio. Su apuesta en la alianza con Microsoft debería ser su salvación… si es que llegan a tiempo. La extrema robustez del sistema symbian se ha visto totalmente superada por los sistemas de los nuevos smartphones, especialmente iOS de Apple y Android de Google. A esto hay que añadir que los expertos inversores internacionales llevan bastantes meses con un particular interés en denostar la gama Lumia en relación a los iPhone y Galaxys. Ayer mismo, apenas acabada la presentación de los nuevos terminales Nokia en Nueva York, aparecían noticias del escaso entusiasmo en los mercados.
En este momento Nokia se la juega. Windows ha tardado en rematar en nuevo Windows 8 y su versión para móviles pero su salida al mercado está cercana. Sin embargo la falta de precisión exacta en fechas y precios no gusta en los mercados, por lo que deberán aplicarse para no salir demasiado tarde en una carrera que pudiera dejarles fuera definitivamente.
A Microsoft hay que reconocerle que el trabajo que está realizando parece realmente bueno. Tras el fiasco de Vista se ha constatado que Windows 7 ha aportado una robustez y fiabilidad que ya no se recordaban. En cuanto al campo de los móviles, los progresos del Windows Phone hasta llegar a su versión 7.5 son interesantes, razón por la cual se espera que Windows 8 y su versión móvil Windows Phone 8 supongan un relanzamiento de los de Redmon a todos los niveles de mercado: sobremesas, portátiles, tabletas y móviles, que, compartiendo el nuevo sistema operativo deberían suponer un buen bocado a los por el momento destacados Apple y Google.
Por tanto, Nokia se la juega de la mano de Windows, y, si no tardan mucho, se reengancharán en los puestos cabeceros del mercado. Los Lumias 610 y 710 han sido una buena piedra de toque, los 800 y 900 también, pero se han quedado a medio camino de llegar hasta el Windows 8 (los actuales no correrán bajo esa versión, aunque pudiendo actualizarse hasta una versión 7.8). Tan sólo los nuevos Lumia 820 y 920 comenzarán a utilizar el nuevo sistema de Microsoft.
Por lo visto en la presentación americana, Nokia apuesta por su tradicional robustez en el hardware y avanza especialmente en  lo referido a óptica y batería. El buque insignia es el 920, que monta una cámara trasera de 8,7 megapíxeles (óptica Carl Zeiss) que, con la tecnología Pure View, permitirá tomar imágenes con poca luz y sin flash de alta calidad, con gran nitidez y con corrección de movimiento, convirtiéndose así en la mejor cámara de smartphones del mercado.
Su batería es de 2000 mAh es la mayor montada por Nokia en sus terminales y permitirá su carga de forma inalámbrica gracias a su tecnología Qi.
Pantalla de 4,5 pulgadas, procesador de doble núcleo de 1,5 GHz, 1 GB de RAM y 32 GB de almacenamiento y cámara delantera para videoconferencia de 1,2 megapíxeles son otras de las características del dispositivo.
En cuanto a software, dispondrá de un sistema de realidad aumentada (Nokia Vista Urbana) basado en su GPS. Por otra parte, Windows Market está aumentando considerable y rápidamente el abanico de aplicaciones, con lo que no se echarán de menos otras existentes en las plataformas rivales.
Por su parte, el modelo 820 será la gama media de estos dispositivos, y aunque con cámara trasera de 8 megapíxeles, no contará con la óptica de su hermano mayor, aunque también permitirá la carga inalámbrica.
Nokia está apostando fuerte y casi (por las circunstancias) de forma desesperada. Esperamos que su lacónico “otoño” al ser preguntados por la salida, no se retrase porque salir muy atrás en esta carrera podría resultar fatal.
Si, como debiera ser, llegan a tiempo, sin ninguna duda serán duro competidor con sus rivales…. Y Windows 8, promete, porque si a la fiabilidad del 7 se une la sincronización multidispositivo, estaremos ante un sistema operativo que puede marcar diferencias.