:::: MENU ::::

Posts Tagged / tecnología china

  • Abr 19 / 2017
  • 0
3_wafucn_7516_3_20170322115316
Cerrajería electrónica de seguridad - Control de accesos.

Vuelve (mejorado y actualizado) el cerrojo invisible Keyless Lock WAFU

Dos años después vuelve –con respaldo legal, con distribución en exclusiva por empresa europea y con respaldo técnico en la península-, el exitoso cerrojo electrónico invisible Keyless Lock WAFU en su nueva versión WF-010, que actualiza y mejora el anterior y viejo conocido Keyless Lock WF-008).

 

Se trata de un sencillo, pero muy práctico, cerrojo interior para las puertas de domicilio, para cuya apertura y cierre utiliza mando a distancia. Destaca por su segura simplicidad: sin voz ni otras configuraciones, tan sólo abre y cierra. El sistema cuenta con doble encriptación para mayor seguridad, y los mandos a distancia son imposibles de copiar. Están provistos de un sistema de radiofrecuencia encriptada evolutiva, que varía en cada apertura o cierre.

Éste nuevo y exclusivo modelo mantiene sus virtudes y añade varias novedades:

  • desaparece la antena exterior, que pasa a estar integrada en el interior de la carcasa.
  • añade dos sensores laterales que, mediante muy leve presión, realizan la activación (apertura o cierre) manual desde el interior.
  • mejora y dobla la encriptación (de hecho, este modelo concreto -fabricado de momento sólo en color plata- viene preparado anti inhibición al trabajar una frecuencia protegida, con tecnología microchip EEUU)
  • mantiene el sistema inteligente de apertura automática en caso de falta de alimentación.
  • mantiene la múltiple opción de alimentación (pilas o conexión continua a corriente).
  • mantiene la opción del punto localizado ante la necesidad de una apertura de emergencia (conocida sólo por quien lo instala, y que evitaría destrozos en la puerta en caso extraordinario).

3_wafucn_7516_3_20170322115316

 

Estamos ante una interesante y económica medida complementaria para la seguridad de la puerta y el domicilio, que sirve de protección frente a los cada vez más habituales ataques mediante ganzúa, bumping, magic key, etc., que funciona funciona con 2 pilas del tipo AA alcalinas. Los mandos a distancia utilizan 2 baterías de tipo botón CR2016 todas incluidas. En el caso de agotamiento de baterías (se estima una duración media de entre 6 meses y un año dependiendo del uso para las de la cerradura, y un año para la del mando), Keyless Lock está preparada para avisar de la necesidad del cambio de pilas mediante un led de señalización y un suave aviso sonoro unos 30 días antes aproximadamente de que se agoten. Si no se hubiesen reemplazado las baterías por unas nuevas durante 15 días aproximadamente no permitirá realizar cierres pero sí aperturas. Si tras este período se sigue sin cambiar las pilas Keyless Lock activará la función de apertura automática impidiendo que su puerta quede bloqueada. Además siempre le quedará la opción del punto de acceso para apertura de emergencia sólo conocido por usted. Esta función es ideal para trasteros, locales o inmuebles que no son muy frecuentados y se puede estar pendiente del cambio de pilas.

Como antes se mencionaba, se trata de un nuevo modelo exclusivo. En Internet se pueden encontrar diferentes cerrojos similares incluso con el nombre de WAFU. En unos casos se trata de modelos antiguos, en otros se trata de copias (entre las propias fabricantes chinas), pero SÓLO nuestro modelo cuenta con 2 años de garantía y dispone de servicio técnico en la península. Otros dispositivos adquiridos por otras vías no serán atendidos en caso necesario.

 

Puede comprar Keyless Lock WAFU AQUÍ.

Puede acceder a más información del Keyless Lock WAFU AQUÍ.

 

  • Abr 11 / 2017
  • 0
TECNOLOGIA CHINA
Cerrajería electrónica de seguridad - Control de accesos., DYSTEC, Seguridad, Tecnología

Acuerdo de colaboración para la venta de tecnología china muy seleccionada

Es de sobra conocido que en DYSTEC trabajamos fundamentalmente con marcas de reconocido prestigio, y dentro de las mismas, sólo con una serie de productos muy seleccionados, que pasan por el filtro del propio mercado y nuestras exigentes pruebas. Las razones son lógicas, toda vez que se trata de soluciones de seguridad tanto para empresas y organismos como para particulares, motivo por el cual entendemos que no se puede especular con la calidad de los productos.

Continuamente recibimos productos que nos solicitan que incluyamos en nuestro catálogo, pero la inmensa mayoría no pasan el baremo de calidad que particularmente entendemos como imprescindible. Tenemos una amplia lista de espera de productos que vamos estudiando e incorporando paulatinamente.

TECNOLOGIA CHINA

Una gran parte de los productos que nos solicitan incluir son de origen chino. Tal y como ya comentamos en una anterior entrada en la que hablábamos sobre la situación y calidad de los productos chinos en el mercado, la tecnología china avanza a pasos agigantados y su calidad está ya muy cercana a la de origen occidental, e incluso en algunos casos ya la iguala y puede competir con ella de tú a tú. En lo que respecta a los productos de seguridad electrónica, en general, la tecnología china de calidad todavía está en fase de incipiente crecimiento. La mayoría de lo que se encuentra en el mercado son copias de soluciones occidentales e incluso también copias de algunas chinas, de muy dudosa calidad.

El 95% de las soluciones de seguridad electrónica para particulares que vamos analizando, entendemos que no aprueban el mínimo de calidad exigible, más en un ámbito como el de la seguridad. Sin embargo son muchos los usuarios que se arriesgan en la adquisición de esos productos, muy baratos, especialmente a través de Internet. Al tiempo de espera y a los posibles problemas de aduana (que puedan incrementar, retener o incluso hacer perder dinero y producto adquirido) se añaden posteriormente los muy probables de funcionamiento y servicio técnico postventa, que obligan al cliente a contactar con el vendedor chino y a acordar el protocolo de envíos (pagados todos por el cliente), a esperar meses y a cruzar los dedos con la esperanza de que todo se resuelva bien.

Por tanto, al cliente occidental le quedan tres opciones para comprar tecnología china: arriesgarse en la compra a través de Internet, comprar en su propio territorio marcas chinas ya establecidas (actualmente hablamos de algunos fabricantes de portátiles y de smartphones) o buscar alguna empresa occidental que se haga responsable de las importaciones, garantías y servicio técnico mientras esas marcas no tengan presencia directa entre nuestras fronteras.

En esta tercera opción hemos trabajado desde DYSTEC y para ello hemos establecido colaboración con la empresa lisboeta Código Magenta, especializada en el mencionado trabajo de analizar algunas soluciones chinas que, siendo interesantes y de buena calidad, todavía no están implantadas en suelo europeo, y que distribuye en exclusividad en nuestro territorio. Producto de esta colaboración se encuentra la inclusión en nuestro catálogo de soluciones como los cerrojos electrónicos SELOCKEY y WAFU. Entendemos fundamental el respaldo de esta empresa europea, que se hace cargo desde la importación hasta el cumplimiento de la garantía y servicio técnico en la península en los casos que sea necesario. De esta forma se elimina la incertidumbre para los clientes que dudan sobre si adquirir o no estos productos por los temores anteriormente comentados.

Por último, un apunte importante. A través de Internet, estos mismos productos mencionados, en muchos casos copias flagrantes, en otros copias manipuladas (en apariencia, color, nombre,…) y en muchos otros versiones antiguas de cuyo stock los fabricantes continúan desembarazándose, pueden ser adquiridos a precios más reducidos. La importadora, lógicamente, sólo se responsabilizará de las unidades registradas por ella misma en su acuerdo de exclusividad (de hecho sólo colocará en el mercado determinadas versiones de los productos, fabricadas para su venta exclusiva en nuestro territorio), desentendiéndose del resto, por lo que los clientes de DYSTEC pueden estar tranquilos en cuanto al respaldo en caso que resultara necesario.

  • Abr 07 / 2017
  • 2
sala control farmaceutica china
Tecnología

La tecnología china ya no es tan “china”

“Made in China” es uno de los indicadores más comunes en casi todo tipo de productos hoy en día, y no necesariamente hablamos de productos “chinos de China”. La mano de obra con costes bajos han atraído a buena parte de empresas occidentales que les permiten obtener ventas con mayores márgenes de beneficios. Muchos de los productos “occidentales” punteros, cuentan con esa indicación de ser hechos en China. Sin embargo no son esos el motivo de esta entrada.

Cuando hablamos de tecnología china, muchos la relacionan con esa imagen de que los chinos son unos resignados trabajadores explotados que viven en condiciones infrahumanas y que trabajan casi todo el día para fabricar productos de mala calidad, que se compran en el ‘todo a cien’ de la esquina o en la tienda china online de turno.

sala control farmaceutica china

 

La realidad es bien diferente a día de hoy, pues la industria del gigante asiático está ya casi a la par de cualquier otra, cuando no incluso por delante. La existencia de producción de productos baratos y malos, que duran dos días responde más a los requisitos del comprador -generalmente extranjero- que al propio interés de los fabricantes chinos.

Lo cierto es que ahora el coste de la mano de obra china ha subido mucho y no puede competir ya con la de otros países que toman el relevo de la producción de bajo valor añadido -como Vietnam, India o Bangladesh-, con lo que China ha decidido plantar cara mediante calidad en el sector tecnológico. En este momento ya se ha convertido en el segundo país del mundo que más invierte en I+D. Es el país que más estudiantes envía al extranjero, muchos de los cuales se hacen con las mejores calificaciones en las universidades más prestigiosas, que, en su mayor parte, a continuación retornan a China para aprovechar unas oportunidades de negocio que Europa o EEUU han ido perdiendo.

Hace dos años el gobierno chino se ha implicado directamente creando el ambicioso plan “Made in China 2025”, con la intención de realizar en 10 años una auténtica reconversión industrial y fomentar la innovación, sustituyendo la producción masiva de productos baratos por otros de alto valor añadido y en industrias emergentes. Las nuevas tecnologías de la información, la biomedicina, el transporte por ferrocarril o la robótica están en las diez industrias que China quiere potenciar en el mencionado plan.

tecnologia china

 

Vistas así las cosas en el mercado podemos encontrar (internet favorece el acceso al mismo) ahora varios tipos de productos tecnológicos chinos:

  1. PRODUCTO CHINO INSEGURO. Se trata de productos chinos muy baratos y de baja calidad (copias flagrantes en muchos casos), realizados en China, inicialmente para su mercado interior, pero atractivos (de forma engañosa, dada la calidad) por su precio para cliente fundamentalmente extranjero, que lo adquiere en la ingente cantidad de bazares chinos que pueblan las calles de nuestras ciudades o a través de tiendas virtuales chinas. El resultado suele ser ese de “lo barato sale caro”: el producto no pasa certificaciones de calidad seria y dura muy poco; la garantía china es de 1 año (en lugar de los 2 obligados en Europa) y ante una incidencia, el cliente debe contactar con el vendedor chino y coordinar la atención técnica (con gastos de envío por cuenta siempre del cliente) que se puede prolongar durante meses.
  2. PRODUCTO CHINO INTERESANTE FIABLE. productos chinos de calidad media-alta y precio aceptable (o incluso bajo), realizados en China para su mercado interior así como para algunos otros mercados. Algunos disponen de certificados de calidad, y otros son dudosos. Los países en los que esos productos no llegan de forma directa, acceden a los mismos a través de Internet, intentando evitar el pago de los impuestos, obteniendo así un precio muy competitivo. El riesgo de que la aduana pare la mercancía y de que el precio a pagar sea superior al que el cliente estimaba inicialmente siempre está ahí. Al igual que con los productos del punto anterior, la garantía china y los avatares en caso de incidencia técnica, desaconsejan esas adquisiciones. Son productos cuya compra a través de tiendas virtuales chinas supone un riesgo por lo comentado antes. Sin embargo resultan muy interesantes cuando, aún no teniendo distribución directa en un país, un distribuidor asume el reto de responder con servicio técnico y la garantía legal en el mismo. Hablamos de marcas como Xiaomi o WAFU.
  3. PRODUCTO CHINO MUY FIABLE. Se trata de productos chinos de calidad media y alta y precio razonable (y cada vez más alto), realizados en China, para la mayoría de mercados. Son productos que pasan estándares de calidad certificados. Su precio es algo inferior (aunque acercándose cada vez más, de hecho algunos artículos tienen precios a la par) a otras tecnologías similares occidentales por el coste de la mano de obra, pero, en relación a los productos de los dos puntos anteriores, tienen un precio más elevado, ya que son importados y se someten a los impuestos vigentes en cada país. Generalmente estas marcas poseen red de distribución propia en cada país, así como servicio técnico oficial, respetando los años legales de garantía de cada sitio. Hablamos de marcas como Huawei, Lenovo o ZTE.

Por tanto y en resumen. China se encuentra en un proceso serio de investigación, desarrollo e innovación, y de cara al consumidor, debemos tener en cuenta que los productos chinos son (y más que serán) una alternativa seria y real en el mercado tecnológico. Sin duda, resulta aconsejable olvidarse totalmente de los del primer punto, pero fijarse mucho en los de los dos últimos. En DYSTEC, por ejemplo, en relación con marcas chinas todavía no muy reconocidas en occidente, sólo trabajamos unos pocos productos que -además de resultarnos interesantes y de calidad- cuentan con distribución responsable en la zona, que pueda responder ante cualquier incidencia de forma rápida, seria y solvente, desechando múltiples soluciones que de continuo nos solicitan que incluyamos en el catálogo pero que en realidad no pasan pruebas de calidad serias.